Extensiones y reconstrucción de uñas

También conocido como:

Uñas de gel, Uñas de porcelana

Busca Treatwell Extensiones y reconstrucción de uñas cerca de ti
Una gran manera de conferir resistencia y longitud a sus uñas naturales son los revestimientos y las extensiones, una buena opción si posee un lecho ungueal débil o no tiene la paciencia de dejarlas crecer de forma natural. Diseñadas para parecer tan reales (o falsas) como desee, el proceso es rápido y fácil, y le dejará unas uñas glamurosas y esmaltadas durante semanas.

¿Sabía que las uñas largas han sido signo de riqueza en las culturas asiáticas nada menos que desde la dinastía Ming? ¿O que fue un dentista el que patentó las uñas postizas en los años 50 para reparar una uña que se le había roto y le impedía trabajar? Probablemente aún no lo sepa, pero descubrirá que las extensiones pueden hacer que sus uñas parezcan más largas, fuertes y mucho más glamurosas.

¿CÓMO FUNCIONA?

Las uñas postizas pueden ser de dos tipos: extensiones y revestimientos. La que escoja dependerá de si desea más longitud o más resistencia y un color duradero. Las extensiones de uñas, también conocidas como "tips" están hechas de plástico y se cortan a la forma de su uña. Estas se pegan directamente sobre las uñas y se revisten con acrílico o gel para fijarlas y garantizarles el acabado. Los revestimientos se saltan el paso de la extensión con acrílico o gel aplicándolos directamente en sus uñas naturales y moldeándolas a mano o empleando "formas" antes de limarlas para crear el conocido efecto glossy. Excelente para cualquiera que posea unas uñas desprovistas del factor natural "wow".

Los acrílicas son la forma más antigua de uña artificial y emplean un polvo polimérico llamado polimetacrilato de metilo que se mezcla con un monómero líquido llamado metacrilato de etilo. Esta fórmula se endurece al cabo de 20-30 segundos de exposición al aire y se consolida al cabo de 15 minutos más. Los revestimientos en gel se fijan en uno o dos minutos tras la exposición a la luz UV. Aunque los geles no son tan duraderos y tienden a ser más caros que las acrílicas, suelen ser fuertes, más flexibles e inodoros. Los geles también causan mucho menos daño a las uñas naturales que las extensiones, por lo que suponen una gran ventaja.

Las uñas postizas pueden ser de dos tipos: extensiones y revestimientos. La que escoja dependerá de si desea más longitud o más resistencia y un color duradero.

BUENO A SABER

El tiempo de duración de las uñas postizas dependerá de lo que haga. Las uñas tienen más posibilidades de dañarse durante un fin de semana de bricolaje que sentada en el despacho de una oficina. Tanto las extensiones como los revestimientos se colocan y se retiran en el salón para evitar posibles daños en el lecho ungueal. Si emplea acrílicas necesitará volver al salón al cabo de 3-4 semanas para retirarlas o rellenarlas (el relleno es una manera de alargar la vida de las uñas postizas y consiste en pulir la base acrílica hasta alinearla con el crecimiento de la uña para crear una superficie lisa) mientras que las uñas de gel suelen durar entre 2 y 3 semanas. Las extensiones de acrílicas y los revestimientos se retiran a menudo poniendo las uñas a remojo en acetona de 20 a 30 minutos y limando luego cada capa. La lima puede dañar el lecho de la uña así que se recomienda hacerlo en un salón o bar de uñas con profesionales cualificados.

¿ES PARA MÍ?

¿Cualquiera puede tener extensiones? Sí, pero hay veces que es mejor evitarlas. Durante el embarazo, la mayoría de expertos recomiendan tomar un descanso, y también si está en contacto regular con alguien que no se encuentre bien o se encuentre en el hospital. También necesitará tener cuidado a la hora de secar y peinar su cabello ya que las uñas artificiales pueden dañarse con el calor y algunos materiales son inflamables. Es mejor que le pregunte a su experta en manicura, la misma que le ponga sus extensiones o revestimientos, acerca de las advertencias a tener en cuenta para evitar estas situaciones.


Comparte este artículo